403411 PCSCB8 777

El gran invento de la bomba de calor: ¿Cómo empezó todo?

La bomba de calor comienza a ser un producto cada vez más conocido en el sector de la climatización. Pese a considerarse una nueva tecnología, los primeros indicios de la bomba de calor, tal y como la conocemos hoy en día, se atribuyen al siglo XVIII. Varios son los nombres que colaboraron en la invención de la bomba de calor, desde Ecoforest nos gustaría presentar a los primeros precursores de esta innovadora tecnología.

Si atendemos a un orden cronológico, la primera persona vinculada al descubrimiento de la bomba de calor es William Cullen, médico y químico escocés. Se le reconoce como el primer descubridor de los conceptos científicos que rigen la producción de calefacción y refrigeración.


Más adelante en 1852, el físico y matemático británico William Thomson, más conocido como Lord Kelvin, describe la base teórica del funcionamiento de la bomba de calor y se constituye como el primero en enunciar que el calor puede fluir de la zona fría a la caliente simplemente con un aporte de energía, pensando en un primer momento en aplicaciones frigoríficas.

Pocos años después, en 1856, el ingeniero de minas checo Peter von Rittinger fabrica la primera bomba de calor aplicando los principios desarrollados por sus antecesores. Además, lo realiza por una mera cuestión práctica: encontrar un equipo adecuado para el secado de la sal en las salmueras de Austria. Con esto calculó un ahorro de alrededor de 300.000 m2 de leña, reduciendo así los costes económicos y el impacto medioambiental. Actualmente, existen los premios Rittinger Awards que destacan contribuciones al avance de la colaboración internacional en investigación, desarrollo de políticas y aplicaciones para tecnologías de bomba de calor, siendo uno de los premios más prestigiosos en el sector de la climatización.

Por último, cabe destacar al inventor norteamericano Robert C. Webber, al que se le atribuye la creación de la primera bomba de calor geotérmica a finales de los años 40 mientras experimentaba con su antiguo frigorífico.

Desde sus inicios, son ya muchos los esfuerzos invertidos en el desarrollo de la bomba de calor que continúa experimentando una innovación constante. Encontramos en el mercado actual distintos equipos que pueden variar en cuanto a funcionalidades, pero todos ellos mantienen los principios termodinámicos básicos de algo tan común como es un frigorífico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba